Nutrición

POR QUÉ LAS DIETAS NO FUNCIONAN

Si has decidido que perder peso es uno de tus objetivos de salud y bienestar, esto naturalmente, significa hacer dieta, ¿verdad?

No del todo. Hoy quiero hablar de las «dietas» y de por qué no son el mejor camino para perder peso. De hecho, a veces las personas que hacen dieta terminan recuperando el peso perdido (y a veces más). Si quieres saber por qué debes dejar la dieta, sigue leyendo.

Antes de seguir adelante con esto, me gustaría señalar a qué me refiero cuando digo la palabra «dieta». No me refiero a «dieta» en términos de qué tipo de comida comes, si eres vegetariano o vegano. Lo digo en el sentido en que la mayoría de nosotros vemos esa palabra hoy en día – un programa de alimentación altamente restrictivo con el objetivo de perder peso. Por ejemplo, hago una dieta de estilo Mediterráneo, porque ese es el tipo de alimentos que me gusta. No hago una dieta con restricción de calorías ni elimino ningún grupo de alimentos.

La razón por la que muchas personas buscan este tipo de dietas restrictivas y desean seguirlas es, por lo general, porque no están contentos con su peso, quieren mantenerse motivados o ver resultados rápidamente. En realidad, la mayoría de personas que empiezan dietas como estas acaban tirando la toalla.

Entonces, ¿por qué no funcionan las dietas?

Estas son algunas de las principales razones por las que las dietas restrictivas no funcionan, y que a menudo son contraproducentes para mejorar la salud en general.

No son realistas

La mayoría de las dietas de moda no son realistas porque prometen resultados muy rápidos en muy poco tiempo. Puede que lo consigas a corto plazo, pero no suele ser una solución a largo plazo, porque es muy difícil adherirse a ellas. Muchas dietas de moda requieren que sólo se coma de un grupo de alimentos o que se eliminen otros grupos de alimentos para perder peso rápidamente.

Las dietas restrictivas no son sostenibles

Muchas dietas no son sólo poco realistas, sino que no son sostenibles en el tiempo. Esto se debe a que si eliminas grupos de alimentos, llegará un momento en el que probablemente te hartarás de ello.

Esto puede desencadenar  en que unos días comas menos y al día siguiente  te pases comiendo por haber pasado hambre el día anterior. El peor resultado de todo esto son las consecuencias emocionales que puede acarrear.

Pueden ser perjudiciales

Dependiendo del tipo de dieta que estés siguiendo, puede que sea realmente perjudicial para tu cuerpo. Si estás restringiendo las calorías o ciertos grupos de alimentos, es posible que te falten los nutrientes esenciales que necesita tu cuerpo para funcionar.

Para muchas personas, una vez que la dieta se ha terminado, a menudo vuelven a la alimentación que tenían anteriormente, que puede ser la que causo el aumento de peso. Si se decide realizar otra dieta, puede que tengamos un efecto rebote o también llamado dieta «yo-yo», que no es la forma correcta de mantener un estilo de vida saludable.

No son divertidas

Cuando realizamos este tipo de dietas, generalmente no estamos de buen humor. Esto es debido a que nuestros niveles de energía también pueden ser más bajos debido al hecho de que estamos restringiendo las calorías u otros nutrientes. Claro, puedes «aguantar» y terminar una dieta, pero cuando haces esto, ¿estás realmente mejor que cuando empezaste? De esta manera no disfrutas del proceso de volverte «más saludable». En lugar de ver esto como un paso positivo en tu vida, puede construir una relación no saludable con la comida y la salud en general.

Mucha gente piensa que comer sano es muy aburrido y soso, pero creerme, ¡no tiene por que ser así! ¡Les animo a probar nuevas recetas, experimentar con hiervas y especias y comer alimentos que realmente disfruten!

Entonces, ¿ qué deberías hacer en su lugar?

Olvidarnos de las dietas

Si constantemente asociamos el término dieta con un estilo de vida saludable, puede ser difícil hacerlo con éxito. Ser feliz y saludable es un objetivo a largo plazo, no algo que se pueda lograr en un corto espacio de tiempo.

En lugar de elegir hacer la última dieta de moda, trata de comer alimentos saludables que hayan sido procesado lo menos posible cada día. Combina esto con un plan de ejercicio. De esta manera no lo verás como una obligación, sino que se convertirá en parte de tu vida de una manera positiva.

Se realista sobre tus metas

Si está tratando de perder peso, ya sea un poco o mucho, hay que ser realista sobre el tiempo que llevará lograrlo. Si tu objetivo es perder peso de forma permanente, debes hacerlo lentamente, ya que es la única forma en que se mantendrá.

Sé que puede ser un proceso lento, pero los resultados llegan si se mantienen comiendo sano y haciendo ejercicio constantemente. Sólo tienes que establecer los objetivos correctos para ti y creer en el proceso.

No te prives

Si te gusta comer panecillos de chocolate no hay necesidad de prohibirlos de por vida. Sólo hay que comerlos con moderación. No digo que esté bien comer comida basura cuando quieras, pero si hay una ocasión especial o algo que quieras disfrutar, no sientas que no puedes. Si miraras lo que como cada día, te darías cuenta de que me aseguro de tener mucha comida y suficiente variedad para alimentar mi cuerpo para todo lo que quiero hacer.

Quiero deshacerme de la palabra dieta y en su lugar reemplazar este concepto con la idea de ser saludable. Trata tu cuerpo con amor y respeto y te recompensará. No te centres en los números de la bascula, o en un período de tiempo específico. Concéntrate en como te sientes. Concéntrate en los objetivos a largo plazo y céntrate en el equilibrio.

POSTS RECOMENDADOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *